agua, antropologia, Strang

Antropología y agua. Entrevista a Veronica Strang

en Profesionalizar por

La 5º edición del “Why the World needs anthropologists?” está a la vuelta de la esquina. En tan sólo un mes la ciudad de Durham (Inglaterra) hospedará este evento que este año abordará cómo podemos colaborar los antropólogos en el diseño y creación de innovaciones energéticas. La electricidad, el agua, la energía solar o incluso la energía eólica serán tratadas desde la perspectiva social y cultural.

Para ir preparándonos, hemos hablado con una de las invitadas especiales al evento, Verónica Strang. Esta antropóloga lleva años estudiando las relaciones humano-ambientales en distintas partes del mundo. Específicamente ha investigado las relaciones, emociones y actitudes que tienen las personas con el agua.

A pesar de que consideremos que gran parte de su trabajo es aplicado, ella prefiere no utilizar ese concepto. “Una de las cosas que me preocupa de esa dicotomia [aplicado/teórico] es el tipo de ansiedades que crea el tener dos categorías, una de las cuales a menudo se siente como una ciudadano de segunda clase. Y uno de los resultados de eso es que se sienten excluidos de todo el debate disciplinario. Me gustaría que hiciéramos mucho más para relacionarnos los unos con los otros, dentro y fuera de la academia. Opino que tener buenas teorías ayuda a la buena práctica. Y esa buena práctica alimenta el desarrollo de nueva buena teoría

¿Cómo te interesaste en la antropología y específicamente en el agua?

Hice mi primer grado en Historia del Arte y Diseño y siempre quise ser escritora. Cuando terminé, me lancé al mundo trabajando de freelancer y en un momento dado acabé en Canadá trabajando con la agencia gubernamental de medio ambiente. Mi trabajo consistía en conseguir que la gente cuidase sus lagos y pensaran más en la calidad del agua (en ese momento la lluvia ácida era un problema allí). Así que tuve que pasar mucho tiempo observando a la gente relacionarse con el agua. Empecé a interesarme mucho en cómo la gente valoraba su medio ambiente, y porqué algunas personas se preocuparon de él y por qué otras no.

Después de algunos años me fui a Australia y terminé trabajando en unas estaciones de ganado con personas aborígenes. Fue una aventura fascinante. Hablar con ellos era totalmente absorbente porque su visión del mundo y su actitud hacia el medioambiente era totalmente diferente de lo que había visto hasta entonces. Tenían un profundo afecto a su tierra, que es central en sus vidas. No como para otros hombres y políticos con los que había trabajado antes, para los que se trataba de una cuestión de índole económica y mucho más combativa con la naturaleza.

Me quedé fascinada por estas diferencias. Así que, cuando volví a Inglaterra decidí hacer un Masters para trabajar esa pregunta: “¿Cómo llegan las personas a actitudes y comportamientos tan diferentes sobre su entorno / medioambiente?“. Por supuesto, esta resultó ser una pregunta muy amplia, así que terminé haciendo un doctorado… y ahí fue como ocurrió. La antropología resultó ser perfecta. Me ofrecía la caja de herramientas que necesitaba para entender muchas de las cosas que había visto durante esos años anteriores.

¿En qué estás trabajando actualmente?

Tengo varios proyectos grandes en este momento. Estoy haciendo un trabajo con las Naciones Unidas escribiendo unos principios sobre el agua que fortalecerán sus principios de sostenibilidad. La idea es que esto aliente a los jefes de estado a cuidar mejor su agua.

Tengo un proyecto sobre la captación en ríos que he estado trabajando durante años. Acaba de pasar a la segunda etapa que se llama “Comunidades re-imaginadas”. Estamos aplicando teorías éticas sobre las relaciones entre humanos y no humanos en las cuencas fluviales. En vez de concentrarnos sólo en las comunidades humanas, nos enfocamos en todas las comunidades y especies involucradas en la cuenca. Es un gran proyecto que involucra 17 disciplinas. Así que además de tener etnógrafos trabajando con diferentes comunidades, también traje biólogos, geólogos, químicos y muchos especialistas más… La idea es que en lugar de decir que se trata de nosotros, reposicionar la relación humana y hablar de las relaciones en la cuenca, dándole a cada parte una voz.
Es simultáneamente un experimento en el pensamiento no-antropocéntrico sobre la sostenibilidad, y un experimento en la interdisciplinariedad y la igualdad entre todas estas diferentes disciplinas. Así que es un proyecto encantador.

Una de las representaciones de Mami Wata

Además, tengo otro proyecto en el que estoy tratando de juntar a antropólogos e ingenieros para trabajar juntos en infraestructuras de agua en varias partes del mundo.

Y en unos meses me voy a tomar un tiempo para escribir sobre los seres y criaturas de agua. Como la serpiente del arco iris en Australia o Mami Wata en África. He estado recopilando datos durante muchos años sobre las formas en que las personas personifican al agua a través de seres mitológicos. El cuál es un tema encantador y nos dice mucho acerca de cómo la gente piensa sobre el agua. ¡Así que tengo mucho que hacer!

Muchos de los proyectos que has mencionado implican equipos interdisciplinares. ¿Qué rol tienen los antropólogos en estos equipos?

Estoy muy interesada en la interdisciplinariedad. Dirijo el Instituto de Interdisciplinaridad aquí en Durham (IAS). Cubrimos todo el espectro académico, lo cual es maravilloso para mí, porque me encanta trabajar con otras disciplinas. Me resulta muy fácil, y creo que es algo fácil en general para los antropólogos. Porque, cuando hacemos etnografía nos interesamos por la historia del lugar, las cuestiones ambientales, la parte económica… trabajamos y hablamos con muchos grupos diferentes, y muchas veces nuestro trabajo se trata de hacer una traducción cultural.

Pues de alguna manera trabajar con equipos interdisciplinarios es muy parecido. Cada uno tiene su propia lengua, sus propias visiones del mundo, sus valores particulares, sus identidades, las cosas que creen que son importantes… De alguna manera, gracias al amplio enfoque tiene la antropología, tiene espacio para todas las demás. Entendemos que existen diversas visiones del mundo y la noción de traducción cultural. En todas las áreas de la etnografía hay solapamiento con otras disciplinas, así que trabajar con otras disciplinas nos resulta natural.

Hace un par de años di una charla en el Instituto Antropológico y dije que deberíamos estar liderando proyectos interdisciplinarios. Normalmente lo que pasa es que los proyectos están liderados por disciplinas de ciencias naturales que quieren que los antropólogos nos encajemos en sus modelos (los cuales son mucho más específicos, y pretenden que inyectemos mágicamente “la parte humana” sin tener que perturbar el pensamiento del proyecto. Lo cual es muy difícil de hacer…)

Estamos impacientes por escucharte en el próximo Why the world needs anthropologists…

Creo que definitivamente el mundo necesita antropólogos. No puedo pensar en una mejor manera de entender asuntos complejos. Y traer cosas que son invisibles a la superficie, lo cual no siempre es bienvenido, por supuesto. Pero es muy útil y necesario. Cuando se trata de cuestiones relacionadas con la energía es necesario dar visibilidad a las dinámicas de cómo las personas se relacionan con los sistemas energéticos y el medio ambiente. Esto es algo que siempre he intentado hacer en términos de agua, entender lo que significa para la gente. Porque entonces podemos entender mejor por qué hacen lo que hacen.

Si queremos cambiar los comportamientos de las personas de cualquier manera (y, por supuesto, en términos de sostenibilidad, eso es un imperativo), entonces necesitamos entender absolutamente lo que impulsa sus comportamientos.

El comportamiento es como un iceberg, y lo que vemos es sólo una manifestación de un gran cúmulo de ideas, creencias y valores. Y si no los estudiamos y entendemos, no podemos esperar cambiar la dirección de lo que están haciendo. Así que para mí, este tipo de eventos que abordan lo que pueden hacer los antropólogos para comprometerse más con este tipo de cuestiones, me parecen muy importantes.

¿Qué consejo le puedes dar a los estudiantes de antropología?

¡Lánzate! A menudo hay mucha política alrededor del hacer de la antropología. Somos una disciplina muy reflexiva, nos criticamos mucho. Pero yo siempre les decía a mis estudiantes: Nunca os disculpéis por ser antropólogos y antropólogas. Porque si lo estáis haciendo bien, estáis trayendo la humanización a cualquier ecuación.

Sé audaz y valiente para entender y trabajar con otras disciplinas. Trabaja las habilidades necesarias para ello.
Aprende a escribir con claridad y accesibilidad para que puedas realmente explicarte a distintos públicos.

Sé audaz y valiente para entender y trabajar con otras disciplinas. Aprende a escribir con claridad y accesibilidad.

Creo que debería ser posible poner cualquier idea compleja en un lenguaje comprensible. Y creo que la antropología necesita trabajar un poco más como disciplina en la comunicación con otras personas. Y eso es difícil. (Risas)

Una de las cosas que me dice la gente cuando trabajo con otras disciplinas es: “Los antropólogos siempre decís que es complicado”. ¡Y es verdad! Eso es exactamente lo que hacemos. Porque es complicado cuando hablamos de comportamiento humano. Pero creo que tenemos que estar dispuestos a decir: Sí, pero voy a ayudarte a desenvolver este asunto. Y luego se emocionan mucho, porque se dan cuenta de que el comportamiento humano no es una caja negra que no puedas abrir. Encontré esto cuando trabajaba con industrias de agua. Pensaron que era realmente emocionante tener respuestas a preguntas como “¿Por qué no conservan el agua?”, o “¿Por qué hay gente que gasta 1000 dólares en una botella de agua?” o “¿Por qué la gente se enoja por la privatización del agua?”

Así que, en lugar de disculparnos por ser complicados, yo os diría: trabajen y hagan el esfuerzo de explicar esas complicaciones de forma que la gente pueda comprometerse con ellas. Hay que aprender a comunicar.

 

Aún estáis a tiempo de asistir a este fabuloso evento cuyo coste es gratuito.

Sólo tenéis que acceder a la página oficial y registraros.

¡Nos vemos en Durham!

Designing the Future

Graduada en Antropología Social y Cultural por la Universidad de Granada y Máster de Investigación y Uso racional de los Medicamentos por la Universidad de Valencia. Esta jóven investigadora ha trabajado en la Universidad pública y en el sector privado -tanto a escala nacional como internacional- en temas de consumo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Ir Arriba