UX

Querido diario: Hoy me encontré con UX

en Opinión por

Tuve un sueño en donde pasaban los años y todavía seguía siendo estudiante, consumiendo largas pilas de bibliografía, reflexionando sobre la otredad, la perspectiva emic y etic, la experiencia cultural, los diferentes enfoques teóricos y las divergencias metodológicas que abarcan todos estos tópicos. Despierto, es lunes y aún somnolienta vienen a mi mente voces de personas que hablan de mi carrera: “dinosaurios… civilizaciones pasadas… huesos… pueblos originarios…” ¡Basta!

Me dispongo a desayunar para ir a trabajar como lo hago desde hace 20 años. Mientras desayuno repaso las actividades que tengo agendadas en la semana luego del trabajo: charla de UX, taller de Design Thinking y jornada de Big Data y metodología digitales. Basta con una zambullida en internet para comenzar a encontrar estas palabras una y otra vez por parte de organismos y empresas nacionales y multinacionales. “Investigación cualitativa, entender la perspectiva del usuario, hacer consciente las experiencias cotidianas, empatía, la naturaleza del dato, convertir el dato en información, análisis del comportamiento…”. Se me viene una sonrisa a mi cara, y pienso ¡Al fin! El día llegó, es ahora, el mundo conoció los buenos aportes de la antropología.

Son las 6 de la tarde y me dirijo expectante a la charla, con ansias de encontrar un dato más, una buena práctica, un nuevo aporte a lo que vengo trabajando en los últimos años. Hasta no hace mucho, en el mundo corporativo la consigna en el marketing y la publicidad era crear necesidades, desarrollar productos y hacer que los consumidores sientan la necesidad de comprarlo. Anuncios alejados de las vivencias, escenas idealizadas que representaban las aspiraciones hacia un estandarte prefijado y presupuesto por intereses que nada tenían que ver con aquellos a quienes se les ofrecía el producto. Pasaron años, aparecen los nuevos medios, la tecnología informática se expande cada vez más al ámbito doméstico, redes sociales, plataformas y más. El mundo cambió y le hizo entender y experimentar a las personas y a las corporaciones algo… La vivencia de la otredad

Pero en la charla escucho nuevamente lo que ya vengo leyendo desde hace tiempo. La iteración constante de lo mismo, con un tono de descubrimiento, de transmisión de novedad. Con una ausencia: la antropología y un agregado: el diseño.

Me dicen ¿Pero cómo? ¡Si nuestros equipos también están conformados por antropólogos! Les digo ¡Qué bueno! ¿a ver?

  • 70 ingenieros,
  • 60 programadores,
  • 50 diseñadores,
  • 40 licenciados en Marketing,
  • 10 sociólogos,
  • 7 psicólogos
  • 1 antropólogo.

Aaaahhhh genial :p

 

El rol del diseñador: dios creador del universo

Hay algo que les quiero decir: el ser humano es un ser permanentemente creador, su existencia implica creación, es una cualidad inherente al ser y estar. Creamos experiencias a cada hora, minuto, segundo. Ok, ok, no me voy a poner a filosofar pero, ¿me hacen el favor de responder esta pregunta? Si el hombre es creador, ¿por qué el diseñador sería el único sujeto con la capacidad, autoridad y un sueldo mensual para crear experiencias? Es decir:

Persona = creadora

Diseñador = Persona

Todas las personas son diseñadoras

Bueno está bien, ponele que los diseñadores tienen esa chispa milagrosa, ese ingenio que hace ver las cosas diferentes ¿También tiene la capacidad de entender al usuario? ¿También saben comprender cuáles son los significados que atribuyen a las cosas, sus preferencias, sus usos y costumbres? Una vez alguien me dijo si uno vive quiere decir que experimenta, y por lo tanto puede hablar de su experiencia y entenderla.

Y entonces me pregunto, si me duele el brazo, experimento la sensación, me duele ¿Eso equivale a saber la causa, a evitar que me duela nuevamente, a parar el dolor? Es probable que busque ayuda, y me dirija a alguien que se haya entrenado un poco más que yo en las especificidades del cuerpo y pueda estar tal vez más atinado a encontrar una solución al respecto.

La conclusión es: Todos podemos ser diseñadores, pero tal vez no todos plasmamos la creación en un objeto o servicio de la forma en que lo hace un diseñador. Del mismo modo, todos experimentamos cotidianamente, pero no todos analizan la experiencia como tal vez lo hace por ejemplo, un antropólogo.

 

Jornada UX

Ahora bien, llego a otra jornada de UX y usabilidad, entre medio alguien nombra la “empatía”. ¿Qué es? “Es entender la experiencia del usuario, ponerse en sus zapatos, ver desde su perspectiva…”. Sí, estoy escuchando bien, lo que pasé toda mi vida tratando de explicar ahora se le llama empatía. Que sería más o menos el concepto de comprender al otro cultural un poco agarrado con pinzas, como después de haber googleado el concepto una tarde de aburrimiento.

No solamente tiene un nuevo nombre, ahora está legitimado, todos hablan de eso, ¡qué bueno! Nombrarán ahora a la antropología… No, mis oídos escuchan otra palabra…NEUROCIENCIA ¡¡¡AAAAAHHHH!!! Pará, pará… ¿La neurociencia no era eso que mundialmente ya se venía tirando abajo hace rato, que llevó a empresas y organismos a la ruina, por inconsistencias, determinismos y simplismos que llegan a conclusiones y estandarizaciones de conductas irreales? Si -me dice uno- esa misma, solo que acá en Argentina pareciera que aún no lo saben y se consumen libros y llaman a neurocientíficos a dar mega charlas y todos dicen wooooowww las emociones pasan por mi cerebro y determinan conductas. La charla concluye en que todos podemos ser conscientes de nuestras experiencias y analizarlas. Y me pongo a pensar, pareciera ser que no todo el mundo puede hacer una línea de código, pero todos pueden analizar las experiencias cotidianas, categorizar y utilizar distintos métodos para estudiarla.

Ok, es hora de levantarse de la charla, ¿no?

empatia

Entrevista trabajo

Al día siguiente voy a una entrevista laboral, me hablan de design thinking, y me dicen que necesitan un experto en el tema, les digo: “Mirá yo no se si podría calificarme como una experta, lo que si sé es que trabajo con algunos mapeos y ciertas técnicas, y la antropología trabaja mucho con eso, sobre todo la parte del design thinking que corresponde a la investigación y que hay muchas técnicas que se actualizan constantemente”. Mi entrevistador se va y vuelve con un manojo de libros, de diseño y pensamiento. Los libros hablan de distintas técnicas, los pispeo y exclamo:

– ¡Qué bueno! Mirá la antropología ya de por si ahonda en métodos de investigación y de distintos mapas de persona, de empatía (la palabra clave), de resolución de problemas, etc. Las técnicas y mapas en realidad se van actualizando y es mucho más productivo hacer una investigación de ellas en la net, porque de lo contrario quedan estáticas y de ese modo puedo siempre relevar una nueva, si sé lo que busco (y eso me lo da mi formación y experiencia) es solo cuestión de encontrar.

Me mira con cara de desconfianza.

-“Ok, cualquier cosa te llamamos”.

 

Taller Design Thinking

Voy a un taller de Design Thinking, al iniciar la tallerista nos da un papel con consignas: “Complete la secuencia” (1, 3, 5, 2, 4). Pista: La respuesta no es 6″. 

consigna

Todos responden, ponemos en común la respuesta, algunos se quedan con la incógnita, y de repente salta uno que parece haber hecho anteriormente este ejercicio una y mil veces y piensa soy el winner, conozco la clave y grita:

-¡Yo puse la R de “reversa”!

-¡Bien! – dice la tallerista – Eso es para que entendamos que la respuesta muchas veces está sesgada por cuestiones de la sociedad que nos hacen actuar un poco automáticamente y que nos hace pensar al instante en un número, mientras que podría ser otro elemento.

Siento indignación:

– Disculpá, -le digo- la respuesta en este caso está sesgada por la consigna que vos nos diste, si querés que la respuesta incorpore otro elemento, la consigna debe ser formulada de otra forma, o directamente que no haya consigna. Si me decís que complete la secuencia, el concepto de secuencia implica la continuidad del mismo elemento, por lo tanto no es que somos todos unos tontos sesgados por la sociedad, es que nos manejamos con códigos y consensos, no podemos vivir sin ellos, si querés que no hagamos caso a esos códigos y consensos para dar libertad a otras respuestas no uses los mismos códigos que sesgan para formular la consigna, vos nos estás dando un ejercicio para que la gran mayoría de nosotros, que no lo hizo nunca, responda con lo esperado por vos para luego darme tu lección y sigas el taller mientras que la clave para generar pensamiento divergente es crear una consigna pensada para generarlo, no lo contrario.

El taller continúa con 5 ejercicios más de estos con un tiempo determinado para cada uno, donde en la puesta en común todos se sorprenden y dicen “wwwoooow, no había pensado esa respuesta”.

 

Conclusión. No es que hay gente que sabe pensar diferente para crear un producto o servicio, o que tiene el conocimiento de técnicas que un “x” ideó. La cuestión es saber diseñar preguntas, mapas, recorridos, analizar cómo, por qué y en qué contexto se utiliza la técnica porque es la que va a determinar los resultados abiertos y divergentes que espero.

 

Licenciada en Ciencias Antropológicas con Orientación Sociocultural (UBA) Estudió Artes Visuales en el Instituto Universitario Nacional del Arte (IUNA) Su campo de investigación y práctica se enfocan en el análisis antropológico de las prácticas sociales emergentes en la cultura digital y el arte contemporáneo que hace uso de las nuevas tecnologías. Especializada en investigación cualitativa, experiencia de usuario y comunicación. Ha impartido cursos sobre el estudio antropológico de la imagen a través de nuevos medios y recursos tecnologicos como herramientas de investigación.

2 Comments

  1. Siento la necesidad de objetar que en este blog , se expresan diversas formas de pensar en cuanto a la forma cualitativa de la expresion en su lexico, que esta muy bien cuidado, en concenso con la info estipulada ( Antropologia) Me atrapo mucho el sentido comun del contenido generalizado.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Lo último en

Ir Arriba