antropología europea

Meta Gorup: transformando la antropología europea

en Entrevistas por

Quedan apenas dos semanas para que dé comienzo uno de los eventos de Antropología Aplicada más importantes de Europa. Nos referimos al simposio anual Why the world Needs Anthropologists. Los días 28 y 29 de Octubre, la ciudad de Durham (Reino Unido) acogerá este interesantísimo evento, que este año versará sobre uno de los retos más importantes del siglo XXI: la eficiencia energética y el importante papel que la antropología puede llevar a cabo en este sector. Aún estás a tiempo de inscribirte en esta nueva edición a través de su página web ( Link ) ¡No pierdas la oportunidad de conocer a la flor y nata de la antropología aplicada europea!

Bajo el lema “Powering the Plantet”, el evento Why the world needs anthropologists cumple 5 años de incansable trabajo. Una labor de hormiga, constante y voluntaria, cuyo objetivo es contribuir positivamente a la profesionalización de la antropología europea, generar redes y visibilizar perfiles heterogéneos de antropólogos y antropólogas y otros perfiles profesionales.
Pero… ¿quién está detrás de estos congresos? ¿Quiénes han logrado crear un marco de referencia en la antropología aplicada europea y cómo lo han hecho? Para responder a estas preguntas hemos contactado con Meta Gorup.

Meta Gorup

Meta Gorup es una de las responsables de organizar este fantástico evento. Fue una de las fundadoras del evento en el año 2012, y desde entonces ha estado involucrada en la organización de todos los simposios. Contactar con ponentes y organizaciones, promocionar el evento a través de las redes sociales o registrar a cientos de asistentes son sólo algunas de las tareas que lleva realizando durante cinco años. ¡Todo para que podamos disfrutar de este gran evento! Los hechos hablan por sí mismos y esto es sólo una muestra del compromiso de Meta  con la antropología aplicada.

Más allá de su vínculo con el simposio, Meta es investigadora de organizaciones enfocada en el estudio de las culturas e identidades en la vida universitaria. Tras licenciarse en Etnología y Antropología cultural en la Universidad de Liubliana y realizar un Máster en Cultura, Organización y Gestión en la Universidad de Ámsterdam, actualmente Meta está realizando un programa doctoral en sociología en la Universidad de Gante. Para su tesis doctoral ha etnografiado espacios universitarios con el objetivo de ampliar nuestro conocimiento sobre las construcciones identitarias de los directores de departamentos universitarios.

Esto es lo que nos ha dicho:

¿Cómo surgió la idea de organizar el Why the world needs anthropologists

Cuando me uní a la Red de Antropología Aplicada (AAN) de la Asociación Europea de Antropólogos Sociales (EASA) como co-coordinadora, Dan Podjed – co-fundador y coordinador de AAN – y yo estuvimos reflexionando sobre cómo nos gustaría que los miembros de la comunidad se comunicaran e intercambiaran ideas. Las listas de correo parecían una opción obvia, pero pensamos: “¿No sería mejor que la gente se conociera en persona?”  Y así nació la idea. Acordamos que el simposio era una buena manera de popularizar la antropología en general y la antropología aplicada específicamente y aumentar el impacto de nuestra disciplina fuera de las torres de marfil. Decidimos que el evento debía ser gratuito para todas las personas. Queríamos que fuera diferente de las conferencias académicas y que atrajese a estudiantes y participantes de fuera de nuestra disciplina.

Queda mucho por hacer para que los antropólogos (aplicados) en Europa sean reconocidos como necesarios en las organizaciones del sector público y privado, en las instituciones con fines de lucro y sin fines de lucro. Pero me gusta pensar que hemos logrado crear una plataforma dinámica que contribuye a elevar el autoestima de las jóvenes promesas de la antropología y, con suerte, esto les motiva a seguir carreras que les permitan utilizar el conocimiento antropológico para mejorar el mundo en el que vivimos, de una u otra manera.

¿Por qué le dirías a la gente que debe venir a este evento?

¡Porque no hay ninguna buena razón para no venir! En primer lugar, tendremos a cuatro oradores increíbles -Benj Sykes, Tanja Winther, Sophie Bouly de Lesdain y Veronica Strang- que, estoy segura, serán una gran inspiración para todos aquellos interesados en el diseño y la creación de innovaciones energéticas. Las charlas también tratarán cómo los antropólogos colaboran con los profesionales de la energía y las comunidades de consumidores. En segundo lugar, el evento estará lleno de oportunidades para que los asistentes conozcan organizaciones y asociaciones antropológicas, consultorías antropológicas, proyectos que trabajan en los campos de la antropología aplicada y energética, y otras organizaciones del sector energético. El segundo día del simposio será aún más interactivo y práctico, ya que se llevarán a cabo cinco talleres diferentes. Y si eso no es suficiente para convencer a la gente de que se una a nosotros, ¡debo mencionar que también somos famosos por hacer buenas fiestas!

Hablemos más de ti. Has etnografiado a los directores de departamento de las universidades. ¿Qué te ha llevado a estudiar este grupo y qué has aprendido? 

Mi tesis de maestría (TFM) se centró en la resistencia al cambio organizacional en las universidades. Fue en ese momento cuando me di cuenta de lo complejo que era el puesto que ocupaban los directores de departamento en tales situaciones: son responsables ante colegas académicos, muchos de los cuales se resisten al cambio, y ante los gerentes que dictan ese cambio. Esto despertó mi curiosidad: ¿Cómo hacen los directores de departamento para llevar a cabo sus tareas cotidianas y cómo construyen sus identidades al hacerlo?

Mi investigación doctoral muestra un cuadro complejo en el que las biografías personales, las presiones derivadas de múltiples niveles organizativos y las influencias de las políticas nacionales interactúan – y se moldean mutuamente – en el mismo proceso en el que los directores de departamento construyen sus múltiples identidades fluidas. Los directores intentan evitar la incertidumbre en su vida profesional y en la de las organizaciones que gestionan, pero sus decisiones se ven limitadas por el contexto -incierto- en el que se encuentran. Así que a veces necesitan ser pragmáticos. Pero esto no quiere decir que estén desamparados a la hora de dar forma a la aplicación de sus decisiones.

Todo esto me hace pensar en algunas de las críticas que los antropólogos han recibido debido a su “trabajo para el sistema”. Supongo que una parte de esa decisión podría, al menos en parte, tener su origen en el pragmatismo, pero al mismo tiempo daría la oportunidad de dejar huella, de dar pequeños pasos hacia la mejora del sistema desde dentro. Inspirándome en la pieza de Anne McClard Radicales en cubículos, yo diría que aunque esto signifique a veces dos pasos adelante y uno paso atrás, vale la pena.

Siendo uno de tus focos de investigación principal  las culturas organizacionales,  ¿cómo ves a los antropólogos aplicados organizándose en grupo? 

Supongo que es una bendición y una maldición que la antropología esté tan fragmentada. Por un lado, es positivo porque la antropología aplicada es un punto de encuentro para personas interesadas en todo tipo de cosas. Pero por otro lado, algunos argumentan que esto plantea preguntas sobre si nosotros, como disciplina, hemos perdido nuestro enfoque. Otra cuestión radica en la persistente dicotomía entre la antropología como disciplina predominantemente académica y una versión aplicada. Creo que es más difícil que eso. Aunque estoy totalmente a favor de una robusta formación antropológica para quien se llame antropólogo, creo que los límites de la antropología como disciplina académica no siempre encajan con la forma en que el mundo que nos rodea está organizado. Esta fragmentación crea tensiones con respecto a quiénes somos y sobre si perderemos nuestras características definitorias cuando nos abrimos a trabajar con otras disciplinas (incluso más) y adoptamos diferentes formas de organización. Pienso que si realmente queremos contribuir positivamente a nuestras sociedades, este es el camino a seguir: En lugar de crear grupos cerrados en los que sólo nos hablamos los unos a los otros, también debemos tratar de encontrar maneras de convertirnos en una parte crucial en las comunidades interdisciplinarias.

¿Cómo crees que se podrían mejorar los planes de estudio de antropología en las universidades europeas?

Trato de ser optimista al respecto. Es cierto que muchos planes de estudio parecen demasiado teóricos y demasiado abstractos, por lo que para cuando los estudiantes se gradúan no se dan cuenta de las habilidades que realmente han adquirido. Y yo diría que esto tiene que ver con la imagen de la antropología tal como la percibe la sociedad en general: que es muy interesante, pero bastante inútil. Creo que se necesitará mucho esfuerzo si queremos cambiar esa imagen.

Pero, por otro lado, estoy muy motivada por algunos cursos de antropología e iniciativas que he encontrado en los últimos años. Por ejemplo, en nuestro simposio del año pasado en Tartu, Estonia, asistí al taller organizado por AnthroAnalysis. Me fascinó  la forma en que los instructores Steffen Jöhncke y Bettina Skårup guiaron a los asistentes a emplear conceptos antropológicos para resolver problemas muy prácticos. Fue una ilustración perfecta de cómo el análisis antropológico de las personas, sus culturas y contextos puede dar respuestas a organizaciones con o sin fines de lucro. Asimismo, el proyecto PEOPLE ha diseñado actividades que ofrecen a los estudiantes de antropología la oportunidad de colaborar en el trabajo de las empresas a través de su propia investigación. Estos tipos de formas de enseñar antropología aumentan la confianza de los estudiantes y les muestra lo que realmente son capaces de hacer como licenciados o graduados en antropología – y al mismo tiempo se lo mostramos a los potenciales empleadores también. Creo que los estudiantes de antropología se beneficiarían enormemente de cursos que ofrezcan más oportunidades de participación estudiantil y experiencias prácticas.

¿Qué consejo le daría a los estudiantes de antropología con respecto a habilidades y prospectiva de búsqueda de trabajo?

No estoy segura de ser la mejor persona para responder a esta pregunta, ¡yo todavía estoy por encontrar trabajo! Pero estoy convencida de que los graduados en antropología tenemos más habilidades de las que nos damos cuenta al principio. Si buscas un trabajo fuera de la academia, piensa en el valor de las habilidades que has adquirido durante tus estudios de antropología: comprender diferentes puntos de vista y vincularlos a teorías antropológicas, pensamiento crítico, observación, entrevistas, análisis de grandes conjuntos de datos cualitativos, etc. ¿Cómo explicarías su importancia a los no-antropólogos? ¿Y cómo podrías contribuir a un equipo de trabajo empleando estas habilidades?

Habla con personas que te inspiren o que estén haciendo los trabajos que crees que algún día querrías hacer. Pregúntales cómo llegaron a donde están, qué habilidades adicionales necesitaron adquirir, a qué dilemas se han enfrentado… Sigue tus intereses pero prepárate para otras situaciones: aunque aterrices en un puesto que inicialmente no parezca tu trabajo ideal, trata de encontrar maneras de entretejer tus pasiones y darle un giro antropológico. En resumen, mantente abierto, participa en territorios desconocidos, adquiere nuevas habilidades, habla con diferentes profesionales. ¡Y sé persistente!

¡Muchas gracias meta! nos vemos en durham

 

No te olvides de echar un vistazo a estos proyectos:

PEOPLE Project  Link 

AnthroAnalysis Link 

 

¿Y tú, te has apuntado ya?

Designing the Future

Graduada en Antropología Social y Cultural por la Universidad de Granada y Máster de Investigación y Uso racional de los Medicamentos por la Universidad de Valencia. Esta jóven investigadora ha trabajado en la Universidad pública y en el sector privado -tanto a escala nacional como internacional- en temas de consumo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Lo último en

Ir Arriba