trabajar como antropólogo

¿Quieres trabajar como antropólogo? Este curso te interesa

en Opinión por

Cuando hablamos de salidas laborales, en el gremio antropológico permanece un mantra que se repite y reproduce incesantemente: “La antropología no da de comer. No hay trabajo para antropólogos. Es una carrera sin salidas. La antropología es un hobby. Trabajar como antropólogo es imposible.”

No voy a engañaros. Durante años la gran mayoría de antropólogos y antropólogas no han sido bien tratados por el mercado laboral. Son pocas las personas que han podido ejercer como antropólogas más allá de puestos académicos y becas doctorales.  A menudo, el gremio antropológico ha tenido que acudir a otras especializaciones (sorprende el caso de la enfermería en España) para poder desempeñarse profesionalmente. Eso sí, todas ellas reconocen el valor que les aporta la antropología en su puesto de trabajo. Y no es de extrañar. La antropología es absolutamente transversal a todo oficio que tenga que ver con personas.

El porqué de esta escasez de salidas profesionales es un debate añejo que se ha llevado a cabo con mucho rigor académico pero poquísima creatividad práctica. Se han organizado todo tipo de charlas, seminarios y simposios con el objetivo de diagnosticar los síntomas crónicos de nuestra disciplina. Que si nadie nos conoce, que si el mercado nos odia porque somos demasiado críticos, que si otras disciplinas nos quitan el trabajo, que si nuestra visión es demasiado profunda, que si… Pero lo cierto es que, a la hora de diseñar acciones concretas destinadas a generar un cambio real, bueno… no son tantos los ejemplos.

Hace cuatro años, cuando comenzamos con Antropología 2.0, diagnosticamos que una de las tareas más urgentes que había que llevar a cabo era tender puentes entre la antropología y la empresa. Los antropólogos y las antropólogas del mundo no podían seguir dando la espalda al sector privado, que recordémoslo, genera la gran mayoría de puestos de trabajo a lo largo y ancho de este mundo. Sabíamos que si lográbamos llevar la antropología al seno de las empresas la situación laboral cambiaría radicalmente. Pero pronto nos dimos cuenta de que no iba a ser tarea fácil. La antropología académica era (y continúa siendo) estructural e ideológicamente anti-empresa. Es un tema que hemos tratado aquí y aquí, aunque te recomiendo que los leas más tarde para no perder el foco.

Dadas las circunstancias decidimos ponernos manos a la obra y trazamos un ambicioso plan estratégico estructurado en tres ejes: VISIBILIZAR, FORMAR y CONECTAR. Y para ejecutarlo nos apoyamos en el uso intensivo de las tecnologías de la información y la comunicación, aquello que por 2016 llamaban “la red 2.0”. Este deseo de transformación dio origen al nombre que tan orgullosamente hemos defendido en los últimos años.

Para abordar el eje de la visibilización decidimos crear este blog y manejar activamente sus redes sociales. Con el tiempo este espacio se ha convertido en el referente hispanohablante sobre antropología de la empresa, hasta el punto de ser nominado como mejor blog 2019 sobre “Empresa y Negocios” en los prestigiosos premios 20 Minutos. Son muchas las personas y las empresas que nos escriben agradeciéndonos que hayamos construido una pequeña ventana a esta maravillosa subdisciplina. Aunque queda mucho, muchísimo trabajo por hacer, estamos orgullosos del resultado

Debido a factores de coherencia y supervivencia, no tardamos en transformar Antropología 2.0 en una agencia de investigación etnográfica. Para poder hablar con propiedad y conocimiento, debíamos “encarnar” y “vivir” la antropología de la empresa y demostrar que efectivamente se puede vivir y trabajar como antropólogo.

Y vaya si se puede.

¿Se puede trabajar como antropólogo?

A lo largo de estos años la aplicación de la antropología en las empresas ha sido nuestro valor diferencial y nuestra tarjeta de presentación.

La hemos aplicado en cada uno de los proyectos empresariales que hemos llevado a cabo y siempre hemos sentido el inmenso valor que aportábamos a nuestros clientes. Nos ha llevado a estudiar cómo la gente gestiona sus finanzas en Brasil o cómo ha evolucionado la compra de vivienda en los Estados Unidos. A convertir una foodtruck en una herramienta de investigación etnográfica. A echar para atrás productos con altísimas probabilidades de estrellarse en el mercado.
Hemos trabajado en investigaciones digitales, en transformaciones culturales, en diseño de productos, servicios y espacios, en experiencia de usuario (UX), en exploración de futuros, en alimentación, en salud, en tecnología, en medioambiente, en retail, con empresas familiares, con startups, y con grandes multinacionales del Fortune500.

Y siempre lo hemos hecho aplicando la antropología. De hecho, el motivo por el que nos contratan es justamente… porque somos antropólogos. A nosotros y a multitud de otros perfiles y agencias que ¡sorpresa! viven de vender antropología en las empresas.

Entonces… ¿está cambiando la situación laboral de la antropología? Indudablemente sí.

De hecho, me atrevería a decir que la antropología no sólo “está de moda”, sino que se está convirtiendo en un pilar esencial en las estrategias empresariales. La mayoría de las empresas recién comienzan a descubrir las profundas implicaciones de lo que significa estudiar “culturas”. Las más visionarias hace décadas que incorporan antropólogos en sus plantillas o acuden a sus gabinetes de consultoría.

Imagino que a estas alturas habrá personas que estén pensando: “si la antropología está tan de moda como dices… ¿Por qué YO no encuentro trabajo?”

Y lo más posible es que:

  • No conozcas cómo funcionan las empresas
  • No tengas ni idea de qué hace un antropólogo en una empresa
  • No conozcas las herramientas y metodologías para trabajar en empresas
  • No conozcas cómo está cambiando el mundo de la empresa
  • No conozcas qué empresas contratan antropólogos ni que necesidades tienen
  • No sepas como cuantificar, gestionar y presentar un proyecto a una empresa

Y es normal que no conozcas nada de esto. No existe oferta universitaria en este campo. Tampoco existen estudios de máster. Si quieres estudiar Antropología empresarial debes irte a vivir a Estados Unidos o a Dinamarca e invertir como mínimo 2 años en esta formación. Cuesta tiempo y cuesta mucho dinero.

Otra opción es que te lances al vacío, te presentes en una empresa y digas: “Hola! Tengo la carrera de antropología. ¡Contráteme un estudio! ¡Deme trabajo!”. Puede funcionar, pero también te va a llevar mucho tiempo y dinero. Te lo digo por experiencia propia.

Existe una tercera vía. Los antropólogos y las antropólogas hispanohablantes necesitan formación accesible y en español sobre antropología empresarial. Y es exactamente lo que hemos hecho. Hemos creado el primer…

 

Curso en Antropología Empresarial

Llevabais años pidiéndolo y lo cierto es que llevamos años recogiendo notas e ideas con el fin de crear el curso definitivo sobre antropología de la empresa. Y lo hemos hecho. Y el resultado es espectacular.

¿Por qué curso avanzado? Pues lo cierto es que es tan completo que bien podría ser un miniMáster. Hemos volcado toda nuestra experiencia e ilusión en un formato interactivo y multiplataforma donde podrás aprender:

  • Qué es la Antropología empresarial, qué tipos de datos proporciona y por qué es tan relevante en el contexto actual
  • Cuáles son los diferentes ámbitos de aplicación de la Antropología empresarial
  • Cuál es su historia y sus casos más relevantes
  • Cómo se ejecuta un proyecto de Antropología empresarial
  • Cuáles son las principales técnicas de investigación utilizadas
  • Cómo se analizan los datos y qué marcos mentales existen
  • Cómo se entrega un proyecto de Antropología empresarial
  • Cuáles son los principales problemas éticos
  • Cómo trabajar como antropólogo o antropóloga de la empresa

Pero eso no es todo. Hay mucho, muchísimo más.

Podríamos hablarte (y lo haremos) de nuestro método de enseñanza, de por qué preferimos las “cafeterías” a los foros, de las grandes figuras mundiales de la antropología de la empresa que participan en este curso, del concepto de “curso vivo” y de cómo vamos a aportar el máximo valor a nuestros estudiantes.

¿Interesante verdad?

¿Cómo puedo recibir más información?

Accede a la página del Curso en Antropología Empresarial y registrate en el formulario.

¿A qué esperas para comenzar a trabajar como antropólogo?

Co-fundador y Director en Antropología 2.0 Contribuyo al desarrollo de estrategias empresariales innovadoras aportando un profundo conocimiento sobre la complejidad humana. Como antropólogo social, estoy capacitado para realizar investigaciones etnográficas partiendo desde la empatía y el entendimiento holístico de los fenómenos sociales. Colaboro con equipos multidisciplinares aportando valiosos insights sobre los que construir estrategias únicas y diferenciadas. Mi pasión por la innovación centrada en las personas me ha llevado a formarme en campos como la Business Anthropology, el Design Thinking o la Experiencia de Cliente (Cx).

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Lo último en

Ir Arriba