La transición energética necesita antropólogos

en Entrevistas por

¡Solo quedan unos días para que dé comienzo el simposio que profundiza sobre por qué el mundo necesita antropólog@s! Hay muchos elementos que hacen que este evento sea tan especial: la calidad de sus ponentes, su coste totalmente gratuito, los talleres prácticos en los que pueden participar los asistentes o el interesantísimo networking que se establece durante los cafés y cenas. Pero hay otra cuestión que distingue a este evento de otros similares, y es que este evento no está pensado para atraer sólo a antropólogos de manera endogámica (“de nosotros para nosotros”). Por el contrario, este evento atrae a estudiantes y profesionales de diferentes áreas de conocimiento con el fin de que conozcan el potencial de la antropología y permitiendo el encuentro y la posibilidad de colaboraciones.

Un buen ejemplo de ello es la presencia de Benj Sykes, que sin ser antropólogo es uno de los oradores principales este año. Benj lleva toda su carrera profesional dedicado al sector energético, ha trabajado en compañías como Hess Corporation, una empresa de petróleo y gas de la lista Fortune 100 o The Carbon Trust, una organización de expertos independientes con la misión de reducir la emisión de carbono de manera sostenible. Actualmente, Benj Sykes es Vicepresidente del sector eólico de DONG energy, una compañía nacida en Reino Unido que opera también en Dinamarca y Alemania. Esta empresa ha mostrado en más de una ocasión su interés por entender el factor humano dentro de sus operaciones. Para ello colaboran con el Instituto de Energía de Durham y han trabajado con la consultoría antropológica danesa Antropologerne en el proyecto eFlex que podéis consultar aquí.

Esto es lo que nos ha contado Benj:

benj sykes

¿Por qué el Vicepresidente de DONG energy va a hablar en un evento que trata por qué el mundo necesita antropólogos?

¡Buena pregunta! He estado involucrado en la industria energética toda mi carrera -que ahora son treinta años- y la industria energética se piensa a sí misma principalmente como un reto técnico. Sin embargo, lo que estamos haciendo en DONG energy es distinto. Nuestra ambición es impulsar la transición del sistema energético y liderar la transformación ecológica. Y eso no es sólo un reto tecnológico, ¡también es un reto humano! Así que la razón por la que estoy interesado en acudir a este simposio es que puedo ver cómo las personas y la energía interactúan y entiendo que comprender esto será una cuestión crítica para el éxito de la transición energética

¿Cómo puede ayudar la antropología en algo que suena tan técnico en un principio como es la energía eólica?

Hay preguntas en varios niveles que necesitamos responder. El negocio de DONG energy consiste en construir parques eólicos en alta mar y explotarlos. Así que una de las preguntas obvias que tenemos que enfrentarnos es ¿Cómo conseguimos que el público para el que construimos nuestros parques eólicos o los que viven cerca de donde se instalarán acepten este cambio en su paisaje? Esto es en un nivel superficial, pero también: ¿Cómo trabajamos con las sociedades donde construimos nuestros parques eólicos? ¿Cómo trabajamos con las comunidades donde nos estamos estableciendo para asegurarnos de que el efecto de esta transición energética sea positiva en sus puntos de vista y valores? ¿Cómo lo hacemos de una manera constructiva y que los involucre en el proceso?

Pero va mucho más allá. Cuando se piensa en la transición energética no se trata sólo de construir nuevas formas de generar electricidad. Es también un cambio en la forma en que la gente usa la electricidad. Y creo que hay dos tipos de preguntas cruciales:

La primera es “¿Cómo conseguimos que las personas adopten nuevas formas de utilizar la energía cuando hay beneficios para ellas?” Por ejemplo, comprar electrodomésticos más eficientes, cambiar a bombillas más eficientes o usar vehículos eléctricos pueden ahorrar dinero. ¿Cómo incentivamos y animamos a las personas a tomar buenas decisiones y ayudar así a la transición energética? Porque, por supuesto que podemos hacer mucho en el lado de la generación de energía, peronecesitamos cambiar la forma en que la gente consume energía también.

La segunda pregunta es más difícil: ¿Cómo trabajar con las sociedades y comunidades para animarlas a adoptar nuevas tecnologías y nuevas formas de utilizar la energía que tal vez no tengan ningún beneficio directo para ellas, pero que son necesarias? Un buen ejemplo para mí sería la transición de bombillas incadescentes a bombillas de bajo consumo. Al principio no había mucho entusiasmo en el cambio porque la calidad de la luz que se obtiene de estas bombillas no es tan buena y el ahorro de costes era relativamente pequeño. De manera similar, en muchas áreas de la transición energética necesitaremos que la gente adopte comportamientos o productos que son buenos para la sociedad y buenos para el medio ambiente, pero que no necesariamente tienen un beneficio directo y visible para los individuos cuyo comportamiento estamos pidiendo cambiar. Y creo que esa es una pregunta realmente desafiante como industria energética y como sociedad. ¿Cómo fomentar los cambios de comportamiento correctos y la adopción de nuevas formas de vida y nuevas tecnologías adecuadas para transformar el sistema energético y crear un futuro más limpio?

Supongo que esto involucra a otros actores aparte de las comunidades y las empresas…

Claro, hay muchos actores involucrados: está la sociedad en general, pero también hay reguladores y gobiernos, hay compañías energéticas y también empresas de servicios energéticos… Pero creo que la forma en que diseñamos, usamos y consumimos la energía cambiará drásticamente en la próxima década o dos. A medida que nos convertimos en una sociedad cada vez más consumidora de energía, quizás veamos la energía más como un servicio que como un producto.

DONG energy funciona en Reino Unido, Dinamarca y Alemania y sigue expandiéndose. ¿Cómo gestionaís las diferencias en esos países?

Cada país tiene su propia visión del cambio climático, del medio ambiente y de lo que realmente significa el coste energético. Incluso entre Dinamarca y el Reino Unido hay grandes diferencias. Para acelerar esta transformación energética tenemos que ser muy conscientes de las diferencias entre las sociedades y las diferentes comunidades con las que trabajamos. Y no nos referimos sólo a rasgos nacionales, entran muchos factores en juego, por ejemplo los ingresos o ventajas de traer puestos de trabajo a un lugar. Es el caso de la energía nuclear: generalmente la energía nuclear no es muy popular, sin embargo suele ser muy popular en los lugares donde hay centrales nucleares porque crea miles de empleos. Así que tienes que tener cuidado de no pensar que hay una solución que funcionará para todas las comunidades en todas partes del mundo.

¿Has tenido experiencia trabajando con antropólogos en DONG?

No, personalmente no he trabajado de cerca con antropólogos. ¡Aunque estoy casado con un antropóloga! Pero en un contacto directo de negocios poco, sólo a través del Instituto de Energía Durham. Así que esta es una nueva área de pensamiento para mí. Lo que nos gustaría ver, como industria energética es que se le preste más atención a estas cuestiones, a lo que ocurre cuando la transformación energética se encuentra con personas reales. Creo que es un reto que debe ser abordado por los gobiernos y los académicos. Y creo que hay muchas investigaciones interesantes de investigación colaborativa que se podrían hacer.

¿Qué consejo le daría a los antropólogos que estén interesados en trabajar en el campo de la energía?

Yo diría que siguieran el ejemplo de el Instituto Energético de Durham. En el sentido de crear un espacio en el que  reunir a antropólogos con ingenieros y geógrafos para estudiar la transición energética. Creo que hay mucho trabajo académico que se beneficiaría de un enfoque más holístico. Y creo que la asociación entre el conocimiento de ingeniería para la tecnología, el conocimiento de geografía para la forma en que funciona la geografía física y humana, y la antropología que trae la comprensión de cómo funcionan las sociedades y comunidades, ¡es una combinación muy poderosa!

 

Gracias por tu tiempo y tus consejos, Benj.

 

 

Nos vemos en Durham

Designing the Future

Graduada en Antropología Social y Cultural por la Universidad de Granada y Máster de Investigación y Uso racional de los Medicamentos por la Universidad de Valencia. Esta jóven investigadora ha trabajado en la Universidad pública y en el sector privado -tanto a escala nacional como internacional- en temas de consumo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Lo último en

Ir Arriba