international business relations

Del estereotipo de Indiana Jones a la consultoría de relaciones internacionales

en Negocios por

Hollywood y los medios de comunicación a veces presentan a los antropólogos como aventureros salvajes como Indiana Jones y su némesis en Los cazadores del arca perdida, o directamente les ignoran tratándolas como personas cuyo trabajo tiene poca relevancia. Pero en este artículo veremos que la antropología es una herramienta clave para navegar con éxito en las relaciones internacionales y los negocios globales.

La antropología nos ayuda a entender las diferentes culturas, por qué se ha desarrollado el comportamiento social de la forma en que lo ha hecho y cómo es el funcionamiento interno de las culturas. Los antropólogos nos ayudan a centrarnos en detalles importantes del comportamiento social y la cultura de las sociedades pasadas, presentes y futuras. Todo esto ayuda a quienes trabajan en empresas internacionales a entender las culturas de sus colegas o clientes de otros países y hacer que sus relaciones sean más fluidas y eficaces. El estudio cultural se debe abordar sin juicios y con la mente abierta para evitar caer en etnocentrismos y acercarnos a otras culturas desde el respeto.

Antropología cultural y negocios internacionales

La antropología se relaciona con todo el mundo que nos rodea. Cuando vemos otras culturas y nos preguntamos “¿qué les impulsó a actuar así?”, estamos haciendo una fracción de lo que hacen los antropólogos en su trabajo. Al cuestionar el mundo que nos rodea, podemos encontrar respuestas. Y la antropología hace precisamente eso. Esta disciplina es especialmente útil para quienes se dedican a las relaciones internacionales. Decodificar signos y expresiones culturales puede darte ventaja frente a un competidor. Es importante que los equipos de ventas, y relaciones comerciales entiendan cómo varía su cultura de las personas con las que quieren trabajar. Ya sea cómo se interpreta el contacto visual en distintos contextos o cómo saber si alguien de otro país está concentrado, basándose en su lenguaje corporal. Al comprender lo que puede motivar a los demás, o cómo interpretar las reacciones en función de las normas culturales pertinentes, los hombres y mujeres de negocios internacionales pueden evitar la confusión derivada de la falta de conocimiento de otras culturas, y pueden ayudar a que las interacciones se desarrollen con éxito.

Aunque la antropología tiene muchas facetas y abarca una gran variedad de estudios, el estudio específico que más afecta a los negocios internacionales es la antropología cultural. La antropología cultural se centra en la comparación y el contraste de las culturas modernas. Comprender estas diferencias ayuda a las empresas que operan a nivel internacional puedan entender a las personas con quiénes trabajan a un nivel más profundo al ver su cultura y su forma de vida. Puede que veamos nuestra propia cultura como la forma “normal” y “correcta” de hacer las cosas, pero la antropología cultural rompe esa barrera y nos expone a las “normas” y formas estándar de hacer las cosas de otras culturas. Todo esto es importante en los negocios internacionales para entender y conectar con un socio comercial de otra sociedad.

Estudio de la proxemia

Una diferencia cultural que se encuentra entre los distintos países es el espacio que debe haber entre las personas para estar a una distancia “adecuada”. El estudio del uso humano del espacio personal y los efectos que tiene en el comportamiento, la comunicación y la interacción social se denomina proxemia. La proxemia fue desarrollada por primera vez por el antropólogo Edward Hall. Por ejemplo, en la cultura china, es común que las personas se sitúen muy cerca las unas de las otras. En la cultura estadounidense, sin embargo, es más común que haya unos metros de distancia entre unos y otros. Estar demasiado cerca de alguien en Estados Unidos podría hacer que la otra persona se sintiera incómoda. Por tanto, es importante respetar la “burbuja de espacio personal” de cada cultura, ya sea a un par de centímetros o a unos cuantos metros de distancia (sobretodo en tiempos de Covid donde la distancia física se ha promovido tanto, y ha alterado algunas de las normas socioculturales que conocíamos hasta ahora).

Contacto físico

Entre otras diferencias culturales relacionadas con el lenguaje corporal está el contacto físico. En Estados Unidos, el contacto físico es habitual e incluye dar la mano, dar una palmada en el hombro de alguien o abrazarlo en ocasiones en las que hay confianza y el ambiente es distendido. Otras culturas, como las latinoamericanas, también utilizan el tacto físico en los saludos. Y en España es incluso una costumbre cultural dar dos besos en las mejillas a alguien que acabas de conocer. Por otro lado, en Gran Bretaña el contacto físico es muy poco común y la gente rara vez se abraza con personas que no son de su círculo más intimo. Por supuesto, todas estas tradiciones no son homogéneas en todas las comunidades de estos países, y es importante no generalizar en términos absolutos. Pero también es importante tenerlas en cuenta cuando se acude a una reunión de negocios con personas de diferentes orígenes culturales. Podría ser devastador para tu negocio ir a una reunión y empezar la sesión con un gesto inadecuado que podrías haber evitado con un poco de conocimiento cultural.

Lenguaje no verbal

Algunas culturas, como la francesa, la alemana y la estadounidense, ven el contacto visual de forma positiva, como un signo de concentración, confianza y atención dirigida. Otras culturas, como la japonesa, pueden percibir una mirada muy directa como una agresión o un signo de dominio. Algo similar ocurre con el cruce de brazos. Mientras que algunos lo ven como un signo de obstinación, otros lo ven como un signo de concentración. Si alguien que trata con interlocutores internacionales no conoce estas diferencias culturales, una reunión de negocios puede desviarse rápidamente de su curso. La personas enfrente tuya puede quedarse preguntándose por qué alguien le está desafiando haciendo contacto visual, sólo para descubrir después que realmente estaba prestando atención.

Otras diferencias culturales a tener en cuenta en los negocios internacionales

Otra diferencia cultural que se encuentra entre los distintos países es la percepción del tiempo. En algunas culturas, está aceptado llegar 10-15 minutos tarde a una reunión de negocios, pero en otras culturas eso es extremadamente grosero y no se considera aceptable de ninguna de las maneras. En España, Italia, o Marruecos no es extraño que las reuniones empiecen unos minutos más tarde de la hora establecida. Sin embargo, en Inglaterra, Suiza, EE.UU. o China harás bien en llegar puntual.

También hay temas de conversación que son apropiados e inapropiados para discutir en las reuniones. Algunas culturas esperan que las reuniones de negocio tengan un alto componente de relaciones interpersonales y preguntar por la familia, o mostrar interés por la persona más allá de su faceta profesional es correcto. Pero atento, no siempre es así. Lo mismo ocurre con los lugares apropiados para reunirse. Estas normas varían según la cultura. En España, es habitual tomar un café o una cerveza con un cliente y hablar de negocios. En EE.UU., es poco común que esto ocurra y la mayoría de las reuniones se llevan a cabo en una oficina. Sin embargo, en EE.UU., al igual que en España, los compañeros de trabajo pueden quedar para tomar una cerveza después del trabajo.

Una persona con formación en antropología puede ser de mucha utilidad para apoyar estos procesos y formar a tus equipos en relaciones internacionales con énfasis en diferencias culturales. Así que puedes ver Indiana Jones si quieres, pero no te tomes a esos antropólogos de Hollywood demasiado en serio. Los antropólogos en la vida real trabajan en muchos ambientes, también pueden llevar trajes, tacones, maletines y corbatas y ayudarte a desenvolverte mejor en tus reuniones de negocios internacionales para ayudarte a prosperar en tu carrera y hacer que tus negocios sean un éxito.

Taylor es una estudiante de la Universidad de Nebraska-Lincoln, donde se está especializando en Administración de Empresas. Nació y creció en Albuquerque, Nuevo México, donde participa activamente en el servicio a la comunidad, y en particular disfruta trabajando con las Olimpiadas Especiales, donde utiliza sus habilidades adquiridas a través de la carrera de natación competitiva para enseñar a los niños con necesidades especiales a nadar. Viajar es una pasión: le encanta recorrer el mundo y estudiar y experimentar diferentes culturas.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Lo último en

Ir Arriba